El sector turístico mira hacia la eficiencia energética gracias al programa PIMA

Tras la preceptiva publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), a principos de este mes se abrió la recepión de solicitudes dentro del marco del Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA SOL), que pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los establecimientos hoteleros.

Esta iniciativa, que se suma al programa PIMA AIRE, ha surgido fruto de un acuerdo entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Según las líneas maestras planteadas en este Plan, el Ministerio de Agricultura comprará las reducciones de emisiones directas de gases de efecto invernadero que se produzcan en los hoteles mediante los proyectos de renovación, con una dotación prevista para dicha adquisición de 5,21 millones de euros.

Además, el Banco Europeo de Inversión ha aprobado una línea de financiación de 200 millones de euros, que se hará efectiva a través de las entidades financieras españolas, en unas condiciones muy ventajosas tanto en intereses como en plazos.

Por un lado, PIMA SOL logrará la reducción de emisiones de CO2, en algunos casos hasta el 70%, además de otras partículas y gases, a la vez que generará unos 8.000 empleos relacionados con la construcción, Pymes y autónomos.

El objetivo de esta iniciativa es que los proyectos de rehabilitación y eficiencia deben conseguir una mejoría energética que se traduzca en la subida de dos letras dentro de las escala marcada, o bien lograr alcanzar la letra B.

Algunos de los puntos destacados serán los aislamientos y envolventes en fachadas y cubiertas, de cara a la climatización, además de la introducción de sistemas de control eficiente de la iluminación, calentamiento de agua con placas solares, geotermia y biomasa para climatización.

Las solicitudes se podrán entregar desde estos momentos y hasta el próximo 1 de diciembre de 2014.