Las subvenciones previstas en el nuevo plan estatal de vivienda solo se otorgarán con el informe de eficiencia energética

Si el proyecto de ley que se está tramitando introduce una nueva modalidad de revisión de edificios, el real decreto que regula el plan de vivienda 2013–2016 también la contempla y plasma en uno de sus programas, el de inspección de la eficiencia energética, que prevé subvenciones para pagar parte de los honorarios de los profesionales que realicen el chequeo e incorpora el modelo de impreso necesario para evaluar la conservación, accesibilidad y eficiencia energética.

Sin embargo, esas ayudas están condicionadas a la revisión y consisten en 20 euros por vivienda o la misma cantidad por cada 100 metros útiles en los locales. Aún así, no excederán los 500 euros ni el 50% del coste del informe.

El plan aporta otras novedades que deberá tener en cuenta la empresa municipal Vimcorsa. Habrá ayudas para las administraciones de hasta 250 euros por metro útil con el límite de 22.500 por vivienda para crear un parque público para alquiler, nada de venta. El plan también incluye ayudas a las rehabilitaciones derivadas de los informes de la ITE o IEE.

Todos los colectivos afectados –arquitectos, arquitectos técnicos, aparejadores, administradores de fincas, técnicos, empresas dedicadas a la inspección– miran con lupa estas novedades para hallar la mejor manera de encajarlas y combinarlas con otras normativas.

El arquitecto Jesús Mohedano, que fue el primero que presentó en Córdoba una inspección en la Gerencia de Urbanismo cuando estaba vigente la ordenanza que solo afectaba a la Axerquía Norte, considera ridículas las ayudas de 20 euros por vivienda previstas, que “dan risa”. Además, piensa que sería aconsejable “refundir o retocar las ordenanzas de ITE vigentes en la actualidad para incluir los aspectos y matices contenidos en la nueva regulación”. De esa forma, se evitaría la “confusión” que puede generarse respecto a las viviendas unifamiliares, que quedan exentas de revisión pero que podrán inspeccionarse si lo exige la ordenanza municipal, como ocurre en la capital, donde estas viviendas deberían pasar la ITE y no el IEE, por lo que ambas fórmulas coexistirían complicándolo todo. Además, señala que hay un modelo de impreso de revisión en la ordenanza municipal y otro distinto en la nueva normativa estatal con aspectos que no recoge la primera.

Por su parte, el presidente de Urbanismo, Luis Martín, explica que los técnicos tendrán que analizar la nueva normativa, por lo que, de momento, ni confirma ni descarta que haya cambios. El organismo municipal trabaja “en el inventario de viviendas de más de cien años, bienes de interés cultural y catalogados y sus entornos”, que son los que deben someterse al chequeo este año. Cuando esté todo informatizado, Urbanismo avisará a cada propietario de que está obligado a pasar la revisión. Además, tiene previsto reunirse con los colegios profesionales.

Fuente: Diario Córdoba